Clemátides

Género de trepadoras caducas, sarmentosas, de vistosas floraciones, que gustan en general de suelos fértiles y drenados.

Necesitan un soporte para crecer; en algunos casos, dependiendo de la variedad, podemos guiarlas sobre arbustos y setos u otras trepadoras para que les acompañen con su floración o podemos utilizarlas para cubrir muros o vallados.

Es preferible que les dé el sol de la mañana al de la tarde. Una exposición hacia el este da buenos resultados. Como todas las trepadoras conviene que la base de la plante esté en sombra.

Se pueden multiplicar mediante esquejes de madera joven o parcialmente dura de la estación en desarrollo. El acodo funciona bien.

Las clemátides se dividen en tres grupos dependiendo de su época de floración, lo que marca la manera en que se han de podar.

Grupo I: variedades de floración temprana sobre madera vieja finales de invierno-primavera.

Como generalidad para una mejor instalación, el primer año se podan a unos 30cm de la base, el segundo año a 1 metro y los años posteriores hacer podas de mantenimiento, siempre después de la floración.

Para hacer una poda de renovación se pueden cortar desde la base (excepto C. armandii, que no la soporta bien).

Clematis alpina, clematis montana C. macropétala (ésta es la excepción, florece sobre el tallo del mismo año).

Una clemátide del Grupo I que podemos adquirir relativamente fácil en los viveros es la Clematis montana, que es una planta muy rústica y que da excelentes resultados. Es originaria de Asia y sus flores son de color rosa, ligeramente aromáticas. Es una planta vigorosa ideal para cubrir muros y vallas. Requiere podas regulares para evitar que se enmarañe, además la poda favorece la floración. Al pertenecer al grupo I hay que tratarla como tal.

Grupo II: son híbridos de grandes flores y floración estival en los brotes de los tallos del año anterior. Hacer poda de limpieza y cortar los tallos restantes 1/3 de su longitud, por encima de un par de yemas sanas después de la floración, dejando unos tallos vigorosos sin podar (1/5 parte aproximadamente) Pueden volver a florecer en Otoño El primer y segundo año de su plantación realizar la poda como con las del grupo I. Se pueden podar en invierno a 30cm de la base.

Clematis the President, Nelly Moser, Elizabeth.

Grupo III: de flores grandes y pequeñas, tardías. Florecen en verano y otoño sobre el desarrollo de la estación en curso. El primer año podarla a 40cm de la base, preferiblemente en invierno, los años posteriores podarlas sobre el primer par de yemas fuertes (desde la base) de las ramas del último período .

Clematis Gipsy queen, floribunda, jackmanii

La clematis Jackmanii es bastante común en los viveros y es una planta de fácil cultivo que da estupendos resultados. La mejor zona de cultivo es una semisombra resguardada. Tiene unas grandes flores azules idóneas para dirigir en un muro acompañando otros arbustos o trepadoras (ya que no es vigorosa), las cabezas de semillas que se forman a posterior son muy ornamentales. Pertenece al grupo III, de todas formas, una vez que ha florecido, si se poda hasta un par de yemas fuertes, es posible conseguir una segunda floración.

Compartir esta noticia