Hydrangea_petiolaris.gif

Hydrangea petiolaris

Es una planta que proviene del Norte de Asia .Trepadora caduca de tallos leñosos que se adhiere a las superficies mediante pequeñas raíces aéreas parecidas a las de la hiedra. Sus hojas son redondeadas de un verde claro y forman una tupida masa.

Posee una floración estival de aspecto delicado y florece más profusamente dependiendo de la insolación que reciba.

Sus hojas adquieren en Otoño interesantes tonos amarillentos.

Es una planta que se puede colocar en un muro situado al Norte, pero florecerá menos. Si se cultiva en un lugar de semisombra luminosa con unas horas de luz directa durante el día en un suelo fértil y húmedo, la Hydrangea petiolaris es una planta muy agradecida. No hay que olvidar que el cuello de la planta no debe recibir la luz directa del sol, la Hydrangea petiolaris puede ser bastante vulnerable al respecto.

Es conveniente ir recortando los tallos mal dirigidos, tarea a realizar en invierno, aunque durante el verano se pueden podar los brotes vigorosos que se separan del muro buscando la luz. Eliminar las flores marchitas.

Multiplicarla mediante  esquejes de verano, igual que la hortensia más común en nuestros jardines, la Hydrangea macrophylla.

Para combinar con: Zantesdechia aetiopica (cala), Hydrangea arborescens “Anabelle” (Hortensia de flor blanca), Talictrum aquilegifolium, Thulbagia violácea, Agapanthus Africanus, Astilbe arensii, Clematis jackmanii, Potagemon megapotanicum, Partenocissus tricuspidata, Helechos…

Compartir esta noticia