Huertos de ocio


Una huerta es un lugar de producción e independencia alimentaria en el que se dan multitud de relaciones debido a la biodiversidad que contiene. Es, a su vez, un entorno de gran valor antropológico en el que se genera un banco de conocimientos y de elementos vegetales que siguen perdurando a través de los años. Además, es un lugar idóneo para el ocio activo, donde se da la observación e interpretación de los acontecimientos naturales, el trabajo físico, la imaginación, el carácter estético y el disfrute y satisfacción de consumir unos vegetales mimados por el horticultor.

Existe una tendencia actual por parte de las instituciones de potenciar el mundo hortícola enfocado a las personas que viven en centros urbanos. Estas reflexiones se materializan en los parques hortícolas, los cuales son zonas de huertas dispuestas para la ciudadanía y dirigidas al autoconsumo, gestionando su propia alimentación de una manera ecológica y sostenible. De este modo, se fomenta la conservación y conocimiento del medio, poniéndolo en valor y gestionándolo de manera sostenible y productiva mediante la agricultura ecológica, a la vez que se promueve un ocio activo acompañado de hábitos saludables.