Jardín comestible


Hoy día la idea de jardín comestible está ampliamente arraigada en países como Inglaterra o Francia donde se da una fusión entre el jardín ornamental y la huerta propiamente dicha, en las que el deleite de estos espacios viene dado por la obtención de alimento dentro de un marco dedicado al disfrute del espacio. Debido a la evolución de las técnicas agrícolas, estos jardines dejan de lado los tratamientos químicos provenientes de la Revolución industrial decantándose por la búsqueda de un equilibrio natural en el que las plantas se ayudan entre sí y en el que los tratamientos a aplicar tienen una base biológica.

El tratamiento estético que se le den a las hortalizas, unido al resto de elementos vegetales y constructivos de un espacio, junto al conocimiento de las especies vegetales que componen el jardín, son fundamentales para conseguir un jardín comestible satisfactorio.
Cabe comentar que, las hortalizas, tienen una capacidad estética de tal categoría, que merecen ser expuestas en los espacios públicos, formando parte de los parterres florales actuales.