Jardines verticales

Hoy en día, cuando la mayor parte de la superficie en la que vivimos está cubierta de hormigón, los muros vegetales nos permiten disfrutar de las bondades de la jardinería ocupando una pequeña superficie horizontal, lo que los hace idóneos para el espacio urbano.


Los muros vegetales, gracias a su carácter modular, ofrecen una gran versatilidad y facilidad de montaje, creando desde pequeños jardines destinados a satisfacer las necesidades culinarias de la cocina de cualquier piso hasta grandes superficies ajardinadas en paredes de edificios, a su vez, un muro vegetal puede ser utilizado para dividir o delimitar espacios o para decorar temporalmente una exposición o un acontecimiento, (bodas, conmemoraciones, lanzamiento de productos…), ya que admiten, a su vez, sistemas de iluminación mediante leds.

Como su propio nombre indica un muro vegetal es un jardín, con todo lo que ello nos reporta, obtención de alimento (fresas, lechugas, menta…), frescor, color, olor, depuración del aire… es decir, un elemento que despierta los sentidos del ser humano, con la característica de tener la capacidad de ocupar cualquier espacio.